Dolor menstrual y osteopatía

dolor menstrual

El dolor menstrual es una de las afecciones más comunes y molestas para las mujeres. Este dolor puede variar, con casos que van desde una sintomatología leve a otros en los que el dolor menstrual causa grandes problemas en la vida cotidiana de las personas. Sin embargo, hoy en día hay diferentes vías para ayudarnos a paliar estas dolencias, la osteopatía es un ejemplo de ello.

Síntomas del dolor menstrual

Algunos de los síntomas del dolor menstrual más habituales son:

  • Dolor en el abdomen baja
  • Dolor y/o pesadez de piernas 
  • Retención de líquidos
  • Dolor lumbar
  • Náuseas
  • Trastornos intestinales: Diarrea…
  • Cefaleas
  • Mareos
  • Irritabilidad
  • Trastornos del humor
 Estos síntomas pueden variar dependiendo de cada persona.

Osteopatia para aliviar el dolor menstrual

El objetivo fundamental de la osteopatía es restaurar el equilibrio global del cuerpo y la función del mismo. La persona se estudia de forma individual y, por ello, el tratamiento para aliviar el dolor menstrual es único y adaptado a las condiciones de cada paciente.

El dolor menstrual suele estar provocado por estructuras relacionadas con el sacro, el suelo pélvico, ligamentos y útero,  pudiendo encontrar problemas mecánicos entre otros. También es importante valorar el sistema hormonal, cuya alteración puede dar lugar a una  disminución de la irrigación sanguínea uterina produciendo dolor.

Con la osteopatía podemos intervenir en las posibles afecciones estructurales devolviendo el movimiento a las diferentes estructuras y funcionales mejorando el aporte sanguíneo.

Técnicas de osteopatía para tratar el dolor menstrual

Las técnicas se orientarán según cada persona pero podemos destacar las siguientes:

  • Tratamientos de la zona pélvica
  • Técnicas craneales para mejorar y restablecer el equilibrio hormonal
  • Regular su alimentación, aumentando alimentos ricos en omega 3 (ayudan a disminuir los efectos de la subida de prostaglandinas durante el ciclo menstrual)

No debemos olvidar que las revisiones con un médico ginecológico tienen que ser periódicas y que la osteopatía es una herramienta de ayuda para encontrar un buen equilibrio en nuestra salud. Por ello, ambas cosas van de la mano y no tienen porque ser incompatibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *