Endometriosis: ¿cómo puede ayudar la osteopatía?

La endometriosis es un trastorno en el que el endometrio, tejido que recubre el interior del útero crece fuera de este. La endometriosis afecta de forma más común a los ovarios, las trompas de Falopio, vagina, vejiga y el tejido que recubre la pelvis. Pero también puede encontrarse con menor frecuencia en intestino u otros órganos.

Con la endometriosis, el tejido se engrosa, se descompone y produce un sangrado con cada ciclo menstrual. El tejido adyacente puede irritarse y eventualmente desarrollar adherencias haciendo que los tejidos y órganos pélvicos se peguen entre sí, lo que hará que pierdan parte de su movilidad.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor menstrual y/o premenstrual: El dolor pélvico puede iniciarse antes del primer día de sangrado y continuar durante varios días. 
  • Dolor pélvico crónico: La duración es de más de 3 meses y puede darse en la zona del periné, zona glútea, lumbar, zona abdominal o cadera.
  • Dolor en las relaciones sexuales o después de estas.
  • Dolor en las piernas.
  • Estreñimiento o diarreas que pueden ir acompañadas de dolor.
  • Sangrado excesivo: Períodos menstruales abundantes o sangrado entre períodos.
  • Infertilidad.
  • Otros signos y síntomas. Puedes presentar fatiga, diarrea, estreñimiento, hinchazón o náuseas, especialmente durante los períodos menstruales.

¿Cuál es la causa de la endometriosis?

La causa exacta de la endometriosis no es clara, sigue investigándose.

¿Cómo puede ayudar la osteopatía?

La osteopatía trata de aliviar los signos y síntomas de la endometriosis, ayudando al paciente a tener una mejor calidad de vida. Es importante un trabajo multidisciplinar para poder tener éxito en el tratamiento.

La principal función del osteópata y/o fisioterapeuta, será disminuir el dolor y aumentar la movilidad en los tejidos adheridos e inflamados, por ello prestaremos atención a mejorar:

  • La musculatura hipertónica de la pelvis: Intentaremos disminuir la tensión para mejorar el dolor crónico de la paciente.
  • Tratamiento del edema pélvico y de las extremidades inferiores.
  • Trabajaremos sobre las adherencias que se crean por la propia enfermedad, para devolver la movilidad a los tejidos y evitar el dolor durante las relaciones sexuales y en la micción.
  • Relajación diafragmática: Importante normalizar el patrón respiratorio.
  • Trabajo sobre las vísceras implicadas: Útero, ovarios, intestino…
  • Corrección postural.
  • Tratamiento de cicatrices post-quirúrgicas antiguas y actuales.

El tratamiento puede realizarse por vía externa y/o por vía interna, siempre con el consentimiento de la paciente que estará informada de lo que se hará durante la sesión.

Otros factores a tener en cuenta:

Dependiendo del grado de enfermedad que tenga la paciente, será importante incluir en su rutina algunas de las siguientes pautas…….

  • El ejercicio físico será beneficioso en pacientes con endometriosis.
  • La alimentación será un punto importante del tratamiento, intentando evitar la inflamación generalizada del cuerpo.
  • Pautas médicas.
  • Meditación y/o ejercicios de respiración consciente.
  • Psicología.

Acudir al ginecólogo/a durante los primeros síntomas de dolor menstrual fuerte o sangrado excesivo, puede ayudar a diagnosticar un problema de endometriosis temprano y así modificar nuestro estilo de vida y buscar profesionales que puedan ayudar a mejorar la sintomatología presente en la paciente.

No hay que olvidar que un trabajo global y multidisciplinario es la clave para poder ayudar con éxito a la paciente.