¿Conoces el té matcha?

 

El té matcha tiene su origen en China, pero es Japón el encargado de popularizarlo, los monjes, eran los principales consumidores de té matcha para poder meditar de forma consciente y activa, pero a la vez calmada.

¿Qué es el té matcha?

Es la hoja del té verde, que tras su recolección, pasa un proceso de secado para posteriormente ser molido, obteniendo un polvo fino con un color verde intenso, cuanto más intenso es el verde, de mejor calidad es el té.

¿Cuáles son sus propiedades?

  • Antioxidante: El té verde contiene polifenoles que previenen trastornos en la piel producidos por el sol y ayudan a mantener una piel más joven.
  • Favorecen la quema de calorías: El efecto que el té verde tiene sobre la termogénesis del cuerpo y en la oxidación de grasas durante el ejercicio hace que la quema de calorías sea mayor.
  • Energizante: El contenido en cafeína junto con el contenido en aminoácidos L-teanina, hacen que se produzca una liberación lenta de energía, por ello muchos consumidores exponen que con el consumo de té matcha se sienten alerta y a la vez concentrados. Gran número de estudiantes y meditadores lo consumen para mantener un estado de calma y alerta a la vez.
  • Salud cardiovascular: El consumo de té verde tiene grandes beneficios en la disminución de presión arterial y del colesterol.
  • Diabetes: los niveles de azúcar en sangre en ayunas, mejoran con la ingesta de té verde de forma regular.
  • Salud ósea: Las catequinas mejoran la formación de hueso y suprimen la degradación del mismo. El té verde es un gran aliado en la prevención de osteoporosis.

 ¿Cómo podemos consumir té matcha?

El té matcha en su origen era preparado en forma de infusión, pero hoy en día las formas de consumirlo, se han multiplicado pudiendo encontrar desde un batido hasta unas trufas de té matcha.

 

¿Tu también te animas a probarlo?

Embarazo y osteopatía

 

Durante el embarazo, se observan grandes modificaciones en el cuerpo de la madre. Es un momento en el que la mujer experimentará en su cuerpo nuevas sensaciones. Los cambios físicos y emocionales requerirán una nueva forma de adaptarnos al día a día . Será muy común que aparezcan nuevos miedos por el gran cambio de vida que supone ser madre. Por todo esto, es importante dejarse guiar durante todo el proceso por profesionales que ayudarán a responder nuestras dudas e inquietudes y resolverán la mayoría de los problemas.

¿A que profesional acudir durante el embarazo?

 En este proceso, es muy importante obtener una buena atención multidisciplinar por parte de:

  • Ginecólogos
  • Fisioterapeutas
  • Osteópatas.
  • Otros sanitarios según la evolución del embarazo.

Hoy explicaré como puede ayudarte la osteopatía durante todo el proceso, favoreciendo las adaptaciones a las que se ve sometido el cuerpo de la madre.

¿En que puede ayudarme un osteópata durante el embarazo?

  • El osteópata, te acompañará en los cambios estructurales y musculo-esqueléticos. Durante el embarazo, los cambios posturales que se producen en la futura mamá son continuos, esto se debe a las modificaciones que sufre la pelvis para albergar al bebé.

La pelvis en osteopatía tiene una gran relevancia, es el elemento de unión entre extremidades inferiores y espalda. En el parto por vía vaginal, la pelvis realizará pequeños movimientos producidos por el descenso y salida del bebé. Para ello, el osteópata puede ayudarnos a que las estructuras óseas, ligamentosas y musculares tengan una correcta movilización con diferentes técnicas y ejercicios.

Por otro lado, la espalda está constituida por vértebras, que conforman   sus diferentes curvaturas. El vientre crece y se desarrolla durante el embarazo. Esto hace que las curvaturas que forman la espalda, tengan que modificar su forma para adaptarse a los cambios posturales del cuerpo de la madre. Si no conseguimos una espalda elástica y estable, y tenemos posiciones mantenidas, pueden aparecer numerosos problemas como ciática, dolores lumbares y hormigueo en piernas.

  • Trabajo de diafragmas: Es uno de los más importantes dentro del trabajo osteopático con mujeres embarazadas. El mal funcionamiento de los diafragmas ocasiona problemas circulatorios y acumulaciones de líquido, más evidentes en las extremidades inferiores de la madre y en la zona del suelo pélvico, pudiendo dar lugar a varices pélvicas.
  • Trabajo de suelo pélvico: El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que recubren la pelvis en su parte inferior y que tendrán gran importancia en el expulsivo del bebé. Conforman como una especie de hamaca en el periné y será trabajo del osteópata conseguir una correcta elasticidad del mismo. Un suelo pélvico en buen estado, reduce el riesgo de desgarros y episiotomías durante el parto. No debemos olvidar, que cada parto es diferente y que pueden producirse situaciones en las que no sea como habías imaginado en un principio. Hay que confiar en el equipo médico que te está asistiendo y entablar un buen diálogo para que ellos también conozcan tus deseos.
  • Realizar ejercicio durante el embarazo de forma controlada por un profesional, puede ayudar a tener un embarazo sin riesgos, una mamá sana y un futuro bebé libre de problemas producidos por el sedentarismo de la madre.

En definitiva, la osteopatía tiene mucho trabajo que hacer durante el embarazo para mejorar la calidad tanto de la madre como del bebé. Desde mi experiencia profesional, tengo que decir que es uno de los tratamientos más gratificantes y bonitos. Estás tratando a dos seres a la vez y experimentar el proceso de cambio en ambos es fascinante. No debemos olvidar que los profesionales sanitarios somos unos afortunados. El paciente se pone en nuestras manos y deposita toda su confianza en nosotros para poder acompañarle en este sinuoso camino.

 

 

 

¿Cómo superar el estrés post vacacional?

 

¿Vuelves de vacaciones y tienes sensación de tristeza o cansancio?. Seguramente estés sufriendo lo que se conoce como “estrés post vacacional”.

Durante el verano tenemos más tiempo libre y olvidamos algunas responsabilidades; lo que permite que nos relajemos y quitemos a nuestra mochila del estrés parte del peso que nos acompaña a la largo del año. La vuelta a la rutina, los horarios, las obligaciones y las prisas, son algunas de las causas que hacen que la vuelta al trabajo resulte dramática.

Pero tranquilos, hay muchas cosas que pueden ayudar a que nos adaptemos de forma positiva a nuestro día a día.

¿Cómo evitar el estrés post-vacacional?

  • La osteopatía: Busca el equilibrio del cuerpo mediante diferentes técnicas que actúan a diferentes niveles: hormonal, estructural, emocional…
  • Alimentación: Una nutrición sana y variada, junto con una adecuada rutina horaria, serán importantes para un buen funcionamiento físico y mental.
  • Actividad física: El cuerpo está diseñado para moverse. Buscar una actividad que nos motive y que podamos realizar con frecuencia será clave para evitar una vida sedentaria y una desmotivación permanente.
  • Descanso: Es una parte importante para un buen equilibrio. Durante las horas de sueño, el cuerpo regenera tejidos y regula nuestras hormonas, además de proporcionarnos tranquilidad mental.

 

No debemos olvidar que tener una rutina y beneficiarnos de una vida ordenada, puede ser muy satisfactorio, tenemos que intentar mantener un equilibrio entre cuerpo y mente.

 

 

 

 

 

 

Dolor menstrual y osteopatía

dolor menstrual

El dolor menstrual es una de las afecciones más comunes y molestas para las mujeres. Este dolor puede variar, con casos que van desde una sintomatología leve a otros en los que el dolor menstrual causa grandes problemas en la vida cotidiana de las personas. Sin embargo, hoy en día hay diferentes vías para ayudarnos a paliar estas dolencias, la osteopatía es un ejemplo de ello.

Continúa leyendo Dolor menstrual y osteopatía

Osteopatía para solucionar síntomas derivados de la ortodoncia

osteopatia para aliviar sintomas ortodoncia

En la boca es donde se inicia el proceso digestivo. Pero también nos permite la comunicación verbal y expresar emociones mediante sonrisas, besos…Tener una boca y una dentadura sanas es muy importante. Por eso, mucha gente recurre a la ortodoncia no solo para realizar cambios puramente estéticos -tan buscados hoy en día- sino para lograr que la dentadura cumpla correctamente con su funcionalidad. Y os preguntaréis, ¿qué tiene que ver la ortodoncia con la osteopatía? Sigue leyendo y lo descubrirás 😉

Últimamente, no resulta raro ver gente adulta con los conocidos brackets; un tipo de tratamiento ortodóntico cuyo objetivo es conseguir una buena alineación dental y procurar conseguir una oclusión correcta.

Cuando nos realizan un trabajo de ortodoncia, no debemos olvidar que la dentadura no solamente está formada por los dientes, sino que en ella también intervienen los huesos maxilares superiores así como la mandíbula, influyendo en la estructura de los dos tercios inferiores de la cara.  Por ello, cuando el dentista realiza ajustes para colocar la ortodoncia, apretando el sistema, añade una fuerza importante sobre las estructuras que hemos comentado. Esto, en ocasiones, puede provocar síntomas no deseables en el paciente como los que comentamos a continuación:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor de espalda
  • Problemas digestivos
  • Acúfenos
  • Modificación de la postura
  • Problemas de apoyo

Efectos secundarios de la ortodoncia

Si miramos el cuerpo como una misma unidad, entenderemos que los cambios y los estímulos que recibamos en una parte de nuestro cuerpo van a ser absorbidos, amortiguados o compensados por el resto.

Cuando nuestra boca se ve sometida a fuerzas externas, los dientes, los maxilares y la mandíbula reaccionan provocando una resistencia sobre el cráneo. Las membranas craneales se fijan y empiezan a provocar una adaptación por la relación directa entre el cráneo y la primera vértebra cervical. Esto  puede dar lugar a la aparición de una tensión en las vértebras cervicales que incluso puede llegar a descender por el resto de la columna hasta la pelvis.

¿Cuál es la función de la osteopatía?

A través de la osteopatía, se intentará buscar una buena respuesta del cuerpo durante el seguimiento de la ortodoncia, un equilibrio del cuerpo en su globalidad. Para ello, se trabajará a nivel del cráneo, la mandíbula y su musculatura, para que la respuesta en boca sea eficiente.

Si existe una colaboración entre odontología y osteopatía, lo ideal sería iniciar un tratamiento osteopático anterior a la ortodoncia para eliminar la mayoría de las adaptaciones y, posteriormente, realizar un seguimiento para mejorar la eficiencia del trabajo y evitar una respuesta negativa del cuerpo.

El objetivo de la osteopatía es tratar al paciente como un todo e intentar con estímulos que el propio cuerpo se autorregule.

Que el estrés no sea tu mochila de viaje

adios al estrés

Las prisas, el trabajo, los estudios, la vida familiar y otras obligaciones, hacen que hoy en día estemos rodeados de situaciones que alteran nuestros niveles de estrés. El problema se da cuando no sabemos gestionar estos estímulos, lo que puede desencadenar en un estrés crónico.

El estrés es una respuesta del organismo que pone al individuo en disposición de afrontar situaciones interpretadas como amenazas. Lo padecen tantísimas personas en todo el mundo que podría considerarse como una de las nuevas causas de enfermedad en nuestro siglo.

La aparición del estrés se divide en tres fases: fase de alerta, de resistencia y de agotamiento. Y algunos de los síntomas que pueden indicarnos que lo padecemos son:

  • Dolores articulares y musculares.
  • Alteraciones del sueño.
  • Bruxismo.
  • Dolor de cabeza.
  • Alteraciones hormonales.
  • Trastornos digestivos.
  • Aumento de la tensión arterial.
  • Cambios de humor.
  • Sudoración.
  • Cansancio y falta de concentración.

Tratar el estrés con osteopatía

La osteopatía trata de acompañar al paciente en el proceso de curación o como medida preventiva. En el caso del estrés, buscaremos equilibrar el sistema neuro-vegetativo, disminuyendo los síntomas. Con el trabajo osteopático se intentará siempre enfocar al paciente de una forma global. Para ello existen tres tipos de trabajo:

  • Osteopatía visceral: Actuará sobre las consecuencias que produce este padecimiento a nivel de órganos, entre otras, posibles trastornos digestivos.
  • Osteopatía craneal: Trabajaremos el equilibrio a nivel del sistema neuro-vegetativo para disminuir la sensación de estrés, e intentando devolver al paciente una sensación de calma.
  • Osteopatía estructural: Trabajaremos dolores musculo-esqueléticos ( dolores musculares, articulares…).

Para cualquier trabajo de este tipo, la predisposición del paciente es importante. Él es el verdadero protagonista mientras que el osteópata es el profesional encargado de acompañarle durante el proceso de curación.

Bruxismo: ¿por qué me rechinan los dientes por la noche?

¿Alguna vez tu pareja te ha dicho que haces mucho ruido con los dientes por la noche? O quizás tú misma has notado que por las mañanas tienes los dientes más sensibles o incluso te duele un poco la mandíbula y no sabes por qué. Quizás te pase lo mismo que a Stannis Baratheon, muy conocido por su sentido de la justicia pero también por su manía constante de rechinar los dientes.

A este hábito inconsciente de rechinar o apretar los dientes durante la noche o el día se le conoce como bruxismo. Esta afección, aunque pueda parecer insignificante, se ha convertido en uno de los problemas más frecuentes dentro de la sociedad actual.

¿QUÉ CAUSA EL BRUXISMO Y CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

A menudo, el >rechinamiento de los dientes puede relacionarse con situaciones de estrés, concentración, preocupaciones, ansiedad…Pero también puede deberse a otros factores como los mencionados a continuación:

Mala alineación entre los dientes superiores e inferiores, dando como resultado una mala oclusión
No descansar adecuadamente
Alimentos que nos obliguen a masticar en exceso
La postura
Incapacidad de relajarse
Elrechinamiento de dientes causa una serie de síntomas que nos pueden ayudar a detectar bruxismo:

Dolor de cabeza, en cervicales y trapecios
Dolor en la mandíbula y suelo de la boca
Malestar y congestión en la zona bucal por las mañanas
Acúfenos (notar golpes o sonidos en el oído)
Ruidos al abrir y cerrar la boca
Rotura de algún diente o afectación de las fundas y empastes
Ronquidos
Alteraciones de la postura por la conexión con la columna

¿CÓMO PREVENGO EL RECHINAMIENTO DE DIENTES?

Uno de los  principales motivos que puede causar el rechinamiento de los dientes por la noche es el estrés. Se ha demostrado que la reducción del estrés y la ansiedad puede disminuir el bruxismo. Para reducir el bruxismoexisten diversos tratamientos que mencionamos a continuación:

Odontológico: Nos permite evitar el desgaste dental y la rotura de piezas dentales mediante una férula de descarga, generalmente nocturna.

Fisioterapéutico/osteopático: Consiste en tratar las dolencias musculares y posturales con el objetivo de…

Disminuir la tensión y el espasmo muscular de la zona implicada.
Trabajar a nivel del cráneo y su relación con la mandíbula.
Tratar posibles alteraciones en cervicales, musculatura, aponeurosis y fascias del cuello…
Devolver el movimiento fisiológico a la mandíbula, para proteger a la articulación temporomandibular y evitar un desgaste prematuro
Corrección postural en casos de bruxismo diurno
Por último, realizar ejercicio físico y trabajo respiratorio nos ayudan a disminuir nuestro nivel de estrés. A continuación os dejo algunos ejerciciosmuy sencillos para realizar a lo largo del día y que os servirán para mejorar o disminuir el rechinamiento de vuestros dientes.

1. Masajear circularmente con la yema de los dedos, de forma suave y lenta la musculatura situada por encima del ángulo de la mandíbula (1 minuto como mínimo).

2. Con los dedos índice, corazón, realizar una suave presión en la misma musculatura, situada aproximadamente un dedo por debajo del hueso del pómulo. Si se notan zonas de mayor tensión o dolorosas al tacto, presionar sobre ellas de manera suave (1 minuto como mínimo).

3. Colocar los índices sobra los molares inferiores. Con la boca ligeramente entreabierta, de forma relajada. Realizaremos una contracción suave de 3 a 5 segundos intentando cerrar la boca mientras los índices resisten la contracción. Cuando termina la contracción, con los índices empujaremos suavemente el maxilar inferior hacia los pies. Mantener unos 30 segundos. Repetir varias veces.

Y para ponéroslo más fácil aún…en este vídeo podéis ver cómo se realizan cada uno de los ejercicios.

El aparato digestivo: tu segundo cerebro

El aparato digestivo está formado por un conjunto de órganos encargados de transformar los alimentos en sustancias más sencillas que nuestro cuerpo utilizará como fuente de energía. A este proceso se le llama digestión. Estas sustancias elementales  serán  absorbidas  mediante la mucosa intestinal y, posteriormente, transportadas en la sangre y la linfa al resto del organismo.

El tubo digestivo está inervado por una extensa red de neuronas que conforman el “plexo mientérico”. Es la segunda mayor red de neuronas en nuestro cuerpo después del cerebro y se encargan de liberar neurotransmisores y hormonas.

El aparato digestivo y las emociones

Dentro de las hormonas que os comentaba que se liberan, se encuentra la serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad y el bienestar. Y de aquí la gran importancia de cuidar nuestro intestino.

Este “segundo cerebro”, además de controlar el proceso digestivo de forma autónoma, también está ligado a nuestro bienestar y emociones. Los nervios, el miedo y el estrés, entre otras emociones, tienen a veces consecuencias a nivel intestinal en forma de estreñimiento, diarrea, etc.

¿Mi aparato digestivo funciona correctamente?

Cuando un aparato digestivo no funciona correctamente suele mandarnos señales: acidez, ardor, reflujo, pesadez,  hinchazón, dolor, gases abundantes,  irregularidad del tránsito intestinal, dolor de cabeza o náuseas, entre otras. En muchas ocasiones estamos tan acostumbrados a estas señales que las consideramos normales. Sin embargo, es muy importante escuchar estas señales que nos manda el cuerpo e intentar buscar soluciones.

Para ayudar a nuestro aparato digestivo a funcionar correctamente podemos seguir las siguientes pautas:

  • Masticar bien. Este es el primer paso en la digestión. En la boca el alimento se mezcla con la saliva, la cual contiene enzimas que comienzan el proceso de digestión.
  • Evitar comer con prisas. El estrés y la ansiedad son algunos de los factores que más modifican el equilibrio del aparato digestivo.
  • Comer variado y de temporada.
  • Ingerir agua.
  • Evitar alimentos inflamatorios como azúcares refinados y trigo.
  • Adaptar nuestras costumbres de evacuación, sin prisa e intentando una regularidad horaria.
  • Realizar ejercicio.

¿Qué os ha parecido el post? Espero que os ayude a cuidar de vuestro aparato digestivo y mejora tanto vuestra salud como vuestro bienestar.