Vitamina C, ponla en tu dieta

La vitamina C o ácido ascórbico es un agente antioxidante necesario para la formación y mantenimiento de nuestras células, ayuda en el crecimiento y reparación de tejido en el cuerpo.

Esta vitamina es soluble en agua y el exceso se elimina fácilmente a través de la orina, esto hace que sea necesario un aporte diario de vitamina C.

Propiedades:

  • Antioxidante.
  • Repara y mantiene el cartílago, los huesos y los dientes.
  • Ayuda en la cicatrización de heridas.
  • Mejora la absorción de hierro en el cuerpo.
  • Aumenta la capacidad del sistema inmunitario.
  • Previene las enfermedades cardiacas.

¿Dónde podemos encontrar vitamina C?

La vitamina C no se produce en nuestro cuerpo, lo que hace necesario su aporte a través de la alimentación. Podemos encontrarla en alimentos como:

  • Cítricos: Naranjas, limones, limas, mandarinas y pomelos.
  • Fresas.
  • Kiwis.
  • Coles de Bruselas.
  • Brócolis.
  • Espinacas.
  • Pimientos.
  • Perejil.

Algo que personalmente me gusta mucho, es levantarme por las mañanas y prepararme un vaso de agua tibia con limón y jengibre.

Si la vida te da limones haz limonada…

Hernía de hiato y Osteopatía

La hernia de hiato, es un problema cada vez más frecuentes dentro de la población. ¿Quien no conoce a alguien que después de las comidas no se queje de acidez, ardores o reflujos?. El estrés, la mala alimentación, el tabaco, el alcohol son factores que predisponen a padecer este problema.

 ¿Qué es una hernia de hiato?

Para comprenderlo, primero tenemos que saber que es el hiato esofágico. Es un orificio por el que el esófago atraviesa el diafragma y pasa de la porción torácica a la abdominal uniéndose al estómago.

La hernia de hiato se produce cuando una parte del estómago se desplaza hacía arriba y se introduce dentro de la cavidad torácica, provocando generalmente sensación de reflujo.

 El que una parte del estómago se introduzca dentro de la cavidad torácica, ocasiona:

  • Estiramiento de ligamentos, entre otros del ligamento freno-esofágico
  • Aumento de la presión abdominal
  • Alteración en la inervación
  • Alteración de la vascularización

 Síntomas de hernia de hiato más comunes

  • Ardor o acidez de estómago
  • Reflujo gastro-esofágico
  • Regurgitación de líquidos o alimentos a la boca
  • Dolor torácico
  • Mal aliento
  • Sensación de disnea que aumenta con la flexión del tronco

 ¿Se puede tratar la hernia de hiato con osteopatía?

La osteopatía, es un gran aliado en el tratamiento de aquellas hernias de hiato que no requieran intervención quirúrgica para mejorar la sintomatología.

El tratamiento en osteopatía, consiste en restablecer el equilibrio visceral, mejorando las presiones en la cavidad torácica y abdominal. Para ello el osteópata tendrá como principales objetivos: 

  • Elastificar los ligamentos
  • Relajar el diafragma
  • Mejorar la vascularización
  • Mejorar la inervación
  • Mejorar las presiones abdominales, mediante el trabajo del suelo pélvico

 Las técnicas manuales tienen como finalidad mejorar la movilidad y el buen funcionamiento del aparato digestivo.

Los pacientes con problemas de hernia de hiato, deben ponerse en manos de profesionales adecuados. Que les darán pautas necesarias a nivel médico, osteopático y/o nutricional, para ayudarles a disminuir los síntonmas y mejorar su calidad de vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Conoces el té matcha?

 

El té matcha tiene su origen en China, pero es Japón el encargado de popularizarlo, los monjes, eran los principales consumidores de té matcha para poder meditar de forma consciente y activa, pero a la vez calmada.

¿Qué es el té matcha?

Es la hoja del té verde, que tras su recolección, pasa un proceso de secado para posteriormente ser molido, obteniendo un polvo fino con un color verde intenso, cuanto más intenso es el verde, de mejor calidad es el té.

¿Cuáles son sus propiedades?

  • Antioxidante: El té verde contiene polifenoles que previenen trastornos en la piel producidos por el sol y ayudan a mantener una piel más joven.
  • Favorecen la quema de calorías: El efecto que el té verde tiene sobre la termogénesis del cuerpo y en la oxidación de grasas durante el ejercicio hace que la quema de calorías sea mayor.
  • Energizante: El contenido en cafeína junto con el contenido en aminoácidos L-teanina, hacen que se produzca una liberación lenta de energía, por ello muchos consumidores exponen que con el consumo de té matcha se sienten alerta y a la vez concentrados. Gran número de estudiantes y meditadores lo consumen para mantener un estado de calma y alerta a la vez.
  • Salud cardiovascular: El consumo de té verde tiene grandes beneficios en la disminución de presión arterial y del colesterol.
  • Diabetes: los niveles de azúcar en sangre en ayunas, mejoran con la ingesta de té verde de forma regular.
  • Salud ósea: Las catequinas mejoran la formación de hueso y suprimen la degradación del mismo. El té verde es un gran aliado en la prevención de osteoporosis.

 ¿Cómo podemos consumir té matcha?

El té matcha en su origen era preparado en forma de infusión, pero hoy en día las formas de consumirlo, se han multiplicado pudiendo encontrar desde un batido hasta unas trufas de té matcha.

 

¿Tu también te animas a probarlo?

El corazón: ¿alerta emocional?

las emociones y el corazón

El corazón es el órgano principal del aparato circulatorio. Se encarga de hacer circular la sangre por el cuerpo para suministrarle oxígeno y nutrientes. Podemos decir que es nuestro motor, nos da la vida con su primer latido y nos acompaña a lo largo de la vida con su maquinaria incansable.

¿Cómo se relacionan emociones y corazón?

Es un músculo con autonomía, y es uno de los lugares donde podemos tener síntomas si padecemos alguna alteración emocional.

Expresiones cotidianas como “se toma las cosas muy a pecho”, “le ha roto el corazón”, “se me encoje el corazón”, “ con el corazón en un puño” etc., nos permiten ver como la relación corazón-emociones está totalmente establecida en nuestro lenguaje. Es el lugar donde se pueden sentir las emociones más profundas que nos encontraremos en nuestro día a día.

¿Las emociones pueden dañar nuestro corazón?

Científicos revelan que nuestros sentimientos juegan un papel importante en el funcionamiento del corazón. Los sentimientos negativos como el odio, ira, rencor, indiferencia… promueven la liberación de hormonas relacionadas con el estrés en nuestro torrente sanguíneo. Estas hormonas hacen que las arterias coronarias se contraigan (vasoconstricción), aceleren el ritmo cardiaco (taquicardia), produzcan un aumento de la presión arterial y de los niveles de azúcar y grasas en sangre. Todo ello provoca que el corazón se vea sometido a un mayor esfuerzo, pudiendo desencadenar diferentes patologías u alteraciones  a nivel cardiaco y sistémico.

Por el contrario, sentimientos positivos como el amor, el respeto, la alegría, la generosidad… liberan en nuestro cuerpo hormonas que nos producen placer y bienestar a largo plazo.

¿Cómo evitar que los sentimientos negativos dañen el corazón?

Está claro que los sentimientos negativos forman parte de nuestra vida, en menor o mayor medida, dependiendo de nuestra inteligencia emocional. La clave está en trabajar nuestra mente y cuerpo para que estén en consonancia y encuentren un equilibrio  para el buen funcionamiento de nuestra salud física y mental.

Algunas de  las actitudes o ejercicios que pueden ayudarnos a tener una vida  plena con nosotros mismos y nuestro entorno  son:

  • Cuidar nuestra alimentación: evitar el consumo de gran cantidad de azúcares refinados, dietas con abundantes grasas saturadas y evitar productos procesados.
  • Realizar deportes que nos satisfagan
  • Interactuar con la sociedad: realizar actos compasivos y altruistas
  • Meditación
  • Osteopatía para disminuir la sensación de ansiedad y tener un conocimiento más preciso de cómo funciona nuestro cuerpo
  • Estar en contacto con la naturaleza
  • No olvidarnos de sonreír y tener sentido del humor, esta demostrado que esto hace que nuestro cerebro libere endorfinas (también conocidas como las “hormonas de la felicidad”).