Lactancia materna y Osteopatía

La lactancia materna es una forma de alimentación que comienza en el nacimiento y se da gracias a la secreción de leche a través del seno materno.

Hoy en día, podemos encontrar numerosos estudios de investigación, que nos ayudan a conocer los múltiples beneficios de la lactancia materna tanto en el bebé como en la madre.

Sin embargo, la lactancia también puede ser complicada y en estos casos tendremos que pedir ayuda a los expertos.

¿Cuál es el mecanismo de la lactancia materna?

Es un complejo engranaje en el que tiene que haber un equilibrio idóneo entre el trabajo de succión que realizará el bebé, el acople del pecho materno a su boca y la fabricación de la leche materna. Si alguna de estas acciones no se realiza adecuadamente, puede provocar que la lactancia fracase.

¿Qué problemas pueden  desembocar en una lactancia difícil o en el abandono de esta?

  • Irritabilidad durante las tomas: cólicos del lactante, malestar del bebé…
  • Pérdida de peso del bebé: puede deberse a un mal agarre del bebé al pecho, por una leche con déficit nutricional (En el caso de que la madre tenga problemas de tiroides sin controlar, podría darse esta situación que no es incompatible con una continuación de lactancia materna) o bien por un mal vaciado de la mama durante la toma.
  • Grietas y dolores en el pezón y/o mama: la mayoría de la veces vienen provocadas por un mal agarre del bebé al pezón de la madre. Este mal agarre puede deberse a:
    • Tortícolis congénita: el bebé tendrá dificultad para girar la cabeza en un sentido, lo que provocará posturas incorrectas y en consecuencia un mal agarre durante la toma.
    • Tensión en la articulación temporo-mandibular, cara y cráneo: Pueden deberse a un parto instrumentalizado con sufrimiento fetal, partos muy prolongados u otitis de repetición.
    • Frenillo sublingual: en ocasiones deberá ser tratado con cirugía.
    • Tensiones en la mama y/o en el pezón: que no permitan al bebé un buen acople para la succión de la leche materna.

 La mayoría de estas causas pueden ser tratadas por osteópatas y/o fisioterapeutas especializados en la materia. Sin olvidar que en este proceso es muy importante el consejo y acompañamiento de matronas, ginecólogos, asesoras de lactancia y en ocasiones de logopedas y psicólogos.

No debemos olvidar que un buen trabajo tiene que tener una visión global, respetuosa y siempre velando por el beneficio de la madre y el bebé, por eso buscar profesionales cualificados es muy importante.

Los brazos de una madre están hechos de ternura y los niños duermen profundamente en ellos”  (Victor Hugo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *