Cesárea: ¿qué puedo hacer con mi cicatriz?

Una cesárea es una intervención quirúrgica que consiste en realizar una incisión en el abdomen inferior y en el útero de la mujer con el fin de sacar al bebé.

¿Cuándo es aconsejable realizar una cesárea?

La cesárea se realizará por los ginecólogos cuando:

  • Haya sufrimiento fetal.
  • El bebé venga de nalgas y no pueda realizarse un parto vaginal sin riesgo.
  • En un parto de riesgo tanto para la medre como para el bebé.
  • En partos múltiples.

 ¿Cuánto tiempo dura la recuperación de una cesárea?

Hay que tener claro que la cesárea es una intervención mayor, en la que hay un corte de diferentes tejidos.

Cada persona tiene un proceso de cicatrización diferente, pero dos meses sería el tiempo medio necesario. Hay que tener presente que para poder  quedarse embarazada de nuevo, sería recomendable dejar pasar un año. Así el útero puede recuperarse adecuadamente después de la cesárea.

¿Qué complicaciones pueden darse?

La más frecuente es la infección de los tejidos y la inflamación de estos. Otras complicaciones pueden ser:

  • Formación de queloide que consiste en un crecimiento exagerado del tejido cicatricial, proporcionando un aspecto abultado y rojizo de la cicatriz.
  • La hipersensiblidad y la falta de sensibilidad en el tejido cicatricial, consecuencia de la rotura nerviosa al hacer el corte durante la cesárea.

¿Cómo puede ayudar la fisioterápia y/u osteopatía?

Cuando se quitan los puntos de la cicatriz por el ginecólogo, es importante un buen tratamiento de los tejidos y de la cicatriz para devolver la mayor funcionalidad a estos tanto a nivel superficial como profundo. La fisioterapia y/u osteopatía, cuentan con diferentes técnicas que ayudarán a recuperar el tejido:

  • Masaje de la cicatriz, que nos ayudará a evitar posibles adherencias del tejido.
  • Técnicas miofasciales para trabajar a nivel superficial y profundo.
  • Ventosas que ayudarán a vascularizar la zona y mejorar así su regeneración.
  • Trabajo intracavitario para mejorar la movilidad uterina y evitar dolores pélvicos.
  • Corrección postural para mejorar el trabajo de la musculatura.
  • Activación de la musculatura abdominal, con ejercicios específicos para la semana de post-parto en la que se encuentre la paciente.
  • Reeducación respiratoria para regular las presiones intra-abdominales.

Debemos tener presente que aunque el parto haya sido por cesárea, es conveniente hacerse una revisión del suelo pélvico, el peso del bebé durante el embarazo y la postura de la madre durante este tiempo han producido una modificación del suelo pélvico y con ello posibles problemas de incontinencia, dolor lumbar o pélvico entre otros.

En casa es aconsejable que os miréis y tratéis la cicatriz, para ello, os dejo un video que espero pueda ayudaros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.