Cesárea: ¿qué puedo hacer con mi cicatriz?

Una cesárea es una intervención quirúrgica que consiste en realizar una incisión en el abdomen inferior y en el útero de la mujer con el fin de sacar al bebé.

¿Cuándo es aconsejable realizar una cesárea?

La cesárea se realizará por los ginecólogos cuando:

  • Haya sufrimiento fetal.
  • El bebé venga de nalgas y no pueda realizarse un parto vaginal sin riesgo.
  • En un parto de riesgo tanto para la medre como para el bebé.
  • En partos múltiples.

 ¿Cuánto tiempo dura la recuperación de una cesárea?

Hay que tener claro que la cesárea es una intervención mayor, en la que hay un corte de diferentes tejidos.

Cada persona tiene un proceso de cicatrización diferente, pero dos meses sería el tiempo medio necesario. Hay que tener presente que para poder  quedarse embarazada de nuevo, sería recomendable dejar pasar un año. Así el útero puede recuperarse adecuadamente después de la cesárea.

¿Qué complicaciones pueden darse?

La más frecuente es la infección de los tejidos y la inflamación de estos. Otras complicaciones pueden ser:

  • Formación de queloide que consiste en un crecimiento exagerado del tejido cicatricial, proporcionando un aspecto abultado y rojizo de la cicatriz.
  • La hipersensiblidad y la falta de sensibilidad en el tejido cicatricial, consecuencia de la rotura nerviosa al hacer el corte durante la cesárea.

¿Cómo puede ayudar la fisioterápia y/u osteopatía?

Cuando se quitan los puntos de la cicatriz por el ginecólogo, es importante un buen tratamiento de los tejidos y de la cicatriz para devolver la mayor funcionalidad a estos tanto a nivel superficial como profundo. La fisioterapia y/u osteopatía, cuentan con diferentes técnicas que ayudarán a recuperar el tejido:

  • Masaje de la cicatriz, que nos ayudará a evitar posibles adherencias del tejido.
  • Técnicas miofasciales para trabajar a nivel superficial y profundo.
  • Ventosas que ayudarán a vascularizar la zona y mejorar así su regeneración.
  • Trabajo intracavitario para mejorar la movilidad uterina y evitar dolores pélvicos.
  • Corrección postural para mejorar el trabajo de la musculatura.
  • Activación de la musculatura abdominal, con ejercicios específicos para la semana de post-parto en la que se encuentre la paciente.
  • Reeducación respiratoria para regular las presiones intra-abdominales.

Debemos tener presente que aunque el parto haya sido por cesárea, es conveniente hacerse una revisión del suelo pélvico, el peso del bebé durante el embarazo y la postura de la madre durante este tiempo han producido una modificación del suelo pélvico y con ello posibles problemas de incontinencia, dolor lumbar o pélvico entre otros.

En casa es aconsejable que os miréis y tratéis la cicatriz, para ello, os dejo un video que espero pueda ayudaros.

Endometriosis: ¿cómo puede ayudar la osteopatía?

La endometriosis es un trastorno en el que el endometrio, tejido que recubre el interior del útero crece fuera de este. La endometriosis afecta de forma más común a los ovarios, las trompas de Falopio, vagina, vejiga y el tejido que recubre la pelvis. Pero también puede encontrarse con menor frecuencia en intestino u otros órganos.

Con la endometriosis, el tejido se engrosa, se descompone y produce un sangrado con cada ciclo menstrual. El tejido adyacente puede irritarse y eventualmente desarrollar adherencias haciendo que los tejidos y órganos pélvicos se peguen entre sí, lo que hará que pierdan parte de su movilidad.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor menstrual y/o premenstrual: El dolor pélvico puede iniciarse antes del primer día de sangrado y continuar durante varios días. 
  • Dolor pélvico crónico: La duración es de más de 3 meses y puede darse en la zona del periné, zona glútea, lumbar, zona abdominal o cadera.
  • Dolor en las relaciones sexuales o después de estas.
  • Dolor en las piernas.
  • Estreñimiento o diarreas que pueden ir acompañadas de dolor.
  • Sangrado excesivo: Períodos menstruales abundantes o sangrado entre períodos.
  • Infertilidad.
  • Otros signos y síntomas. Puedes presentar fatiga, diarrea, estreñimiento, hinchazón o náuseas, especialmente durante los períodos menstruales.

¿Cuál es la causa de la endometriosis?

La causa exacta de la endometriosis no es clara, sigue investigándose.

¿Cómo puede ayudar la osteopatía?

La osteopatía trata de aliviar los signos y síntomas de la endometriosis, ayudando al paciente a tener una mejor calidad de vida. Es importante un trabajo multidisciplinar para poder tener éxito en el tratamiento.

La principal función del osteópata y/o fisioterapeuta, será disminuir el dolor y aumentar la movilidad en los tejidos adheridos e inflamados, por ello prestaremos atención a mejorar:

  • La musculatura hipertónica de la pelvis: Intentaremos disminuir la tensión para mejorar el dolor crónico de la paciente.
  • Tratamiento del edema pélvico y de las extremidades inferiores.
  • Trabajaremos sobre las adherencias que se crean por la propia enfermedad, para devolver la movilidad a los tejidos y evitar el dolor durante las relaciones sexuales y en la micción.
  • Relajación diafragmática: Importante normalizar el patrón respiratorio.
  • Trabajo sobre las vísceras implicadas: Útero, ovarios, intestino…
  • Corrección postural.
  • Tratamiento de cicatrices post-quirúrgicas antiguas y actuales.

El tratamiento puede realizarse por vía externa y/o por vía interna, siempre con el consentimiento de la paciente que estará informada de lo que se hará durante la sesión.

Otros factores a tener en cuenta:

Dependiendo del grado de enfermedad que tenga la paciente, será importante incluir en su rutina algunas de las siguientes pautas…….

  • El ejercicio físico será beneficioso en pacientes con endometriosis.
  • La alimentación será un punto importante del tratamiento, intentando evitar la inflamación generalizada del cuerpo.
  • Pautas médicas.
  • Meditación y/o ejercicios de respiración consciente.
  • Psicología.

Acudir al ginecólogo/a durante los primeros síntomas de dolor menstrual fuerte o sangrado excesivo, puede ayudar a diagnosticar un problema de endometriosis temprano y así modificar nuestro estilo de vida y buscar profesionales que puedan ayudar a mejorar la sintomatología presente en la paciente.

No hay que olvidar que un trabajo global y multidisciplinario es la clave para poder ayudar con éxito a la paciente.

¿Osteopatía y fertilidad?

Los ovarios son dos glándulas, de unos 3 cm, situados uno a cada lado de nuestra pelvis menor y en cuyo interior se van a desarrollar los óvulos, que son las células reproductoras femeninas.

Cuando hablamos de fertilidad en la mujer tenemos que tener presente:

  • El ciclo ovárico dura alrededor  de 28 días, considerando el inicio de ciclo en el primer día de sangrado y produciéndose de forma alterna en los dos ovarios.
  • El funcionamiento hormonal  se inicia en nuestro hipotálamo (situado en la base del cerebro). Este estimula la hipófisis que liberará a su vez dos hormonas importantes para nuestra fertilidad, la FSH y la LH, regulando los cambios cíclicos en el ovario.

La importancia de un buen control del estrés será fundamental, entre otras cosas, para el correcto funcionamiento hormonal en nuestro cuerpo.

¿Qué días de nuestro ciclo son más fértiles?

Durante 4 ó 5 días al mes, la fertilidad femenina es mayor y por lo tanto es más fácil que se produzca el embarazo. Para aumentar la posibilidad de fecundación, el coito debería producirse desde 4 días antes de la ovulación hasta horas después de que esta termine. Esto es debido a que los espermatozoides pueden mantenerse fértiles en el aparato reproductor femenino hasta 5 días después del coito.

¿Cómo puede ayudar la osteopatía a mejorar la fertilidad femenina?

La osteopatía se basa en un trabajo global para mejorar cualquier tipo de lesión o disfunción que el paciente pueda presentar.

El tratamiento osteopático se centrará en tres pilares fundamentales:

Mecánico: Aquí trataremos posibles restricciones de movimiento que puedan producirse en articulaciones, ligamentos, músculos, fascias…

En el caso de la fertilidad, prestaremos gran atención a:

  • Cómo se encuentra la estructura músculo-esquelética de la pelvis y su movilidad.
  • La posición y movilidad del útero.
  • La postura general que presenta la persona.
  • Cómo es la musculatura del periné y si está en hipertonía o hipotonía.
  • Si el diafragma está libre…

Craneal: con el trabajo craneal, abordaremos posibles trastornos hormonales que se den en el ciclo menstrual para equilibrarlo y proporcionar un funcionamiento adecuado de las hormonas. Tendremos muy en cuenta durante nuestro tratamiento:

  • Asegurar la correcta función de las estructuras cervicales.
  • Liberación de las posibles restricciones en la tiroides y el resto de glándulas implicadas en la regulación hormonal para la fertilidad.
  • Trabajo en la mandíbula y su relación con el suelo pélvico.
  • Facilitar la correcta movilidad de las estructuras óseas y musculares  del cráneo y de la cara.
  • Disminuir el estrés…

Fluhídrico: Aquí trabajaremos toda la parte vascular y linfática de la paciente debido a que las hormonas circulan por la sangre y es importante  que el transporte de estas por el cuerpo se realice de manera adecuada.

La vascularización puede ser alterada por:

  • Cicatrices por intervenciones pélvicas, tanto externas como internas.
  • Mal funcionamiento del tránsito intestinal.
  • Patologías viscerales.
  • Traumatismos pélvicos…

En estos casos trabajaríamos sobre las estructuras afectadas para permitir su buen funcionamiento .

¿Cuándo visitar a un osteópata?

El inicio del tratamiento con un osteópata, puede empezar desde el mismo momento en que deseas ser madre hasta el postparto.

En el caso de pacientes que llevan tiempo intentando quedarse embarazadas sin éxito y que lo están intentando de forma natural, cuando vienen a la consulta es muy importante hacerles una buena historia clínica y evaluación para ver cual es la causa que no permite el embarazo. Se intenta  restablecer un equilibrio y la mayor funcionalidad posible al cuerpo y favorecer así la fecundación y posterior implantación del embrión.

También sería recomendable el tratamiento osteopático en mujeres que ya estén inmersas en una FIV (fecundación in vitro), en una inseminación intra uterina o con medicación para ayudar en su ciclo. En estos casos, trabajaremos de forma coordinada con el profesional que le esté realizando el tratamiento e intentaremos mediante la osteopatía favorecer que dichos tratamientos sean más eficaces y/o se consiga el éxito de ellos con mayor rapidez.

¿Qué hábitos influyen en la fertilidad?

  • Una alimentación que conserve nuestra mucosa intestinal y vaginal evitando alimentos cómo: azúcares refinados, lácteos, grasas trans, café, carne de mala calidad…
  • Respetar nuestro descanso es básico para el buen funcionamiento de nuestro sistema hormonal.
  • Controlar nuestros niveles de estrés. La meditación, la pintura, acupuntura… pueden ayudarte a regularlo.

El trabajo multidisciplinario es clave para el éxito en este tipo de tratamientos. Un buen equipo de ginecología especializado en fertilidad, el trabajo de osteopatía y/o fisioterapia, acupuntura, psicología, nutrición… es lo óptimo para crear el mejor tratamiento para la paciente.

Recuerda siempre ponerte en manos de expertos cualificados que no puedan lucrarse de un deseo tan maravilloso como es el querer tener un hijo.

¿Ejercicio físico y embarazo?

El embarazo es un estado en el que se producen numerosos acontecimientos  en la mujer,  debido en gran medida, a los cambios hormonales. Estos tienen como objetivo crear unas condiciones lo más favorables posibles para el desarrollo y maduración del feto, para la preparación del tracto reproductor y las glándulas mamarias de la madre en el parto y posterior nutrición del bebé.

¿Es bueno el ejercicio físico durante el embarazo?

Según numeroso estudios el ejercicio físico es beneficioso tanto para la mujer gestante como para el bebé. Hay que tener claro que un embarazo con una evolución normal no es una enfermedad, y por tanto, si no existen problemas médicos que contraindiquen la realización de actividad física durante la gestación es muy recomendable realizarlo.

¿Cuáles son los beneficios?

Los beneficios de mantener una actividad física durante el embarazo son numerosos, algunos de ellos son:

Beneficios para la madre:

  • Evita y/o mejora dolores lumbares, cervicales y dorsales.
  • Reduce el riesgo de diabetes gestacional.
  • Mejora el tono muscular del cuerpo.
  • Ayuda en el estado emocional, gestionando mejor estados de ansiedad y/o depresión.
  • Controla el incremento de peso durante la gestación.
  • Reduce la fatiga durante las actividades cotidianas.
  • Contribuye a un mejor parto y a una recuperación postparto más rápida.
  • Mejora estados de estreñimiento.
  • Favorece la circulación.
  • Incrementa la capacidad cardio-pulmonar.

Beneficios para el feto:

  • Mejora la calidad de placenta.
  • Permite un adecuado desarrollo psicomotor.
  • Favorece la correcta maduración del sistema nervioso.
  • Controla la frecuencia cardiaca del feto en reposo.
  • Aumenta la posibilidad de que el embarazo cumpla con los tiempos para su llegada a término.

 Beneficios para el bebé:

  • La respuesta del bebé a estímulos externos es mayor.
  • Mejora el desarrollo neurológico.
  • Ayuda a conseguir el peso correcto del bebé en el nacimiento.
  • Beneficia en la relajación del bebé.

¿Qué tipo de ejercicio físico puede realizar una mujer embarazada?

Últimamente se está observando, que el trabajo de fuerza es igual de importante que el trabajo aeróbico al que estábamos más acostumbrados a indicar a las mujeres gestantes. No hay tampoco que  olvidar el trabajo postural que ayudará a adaptar el cuerpo a los numerosos cambios a los que se verá sometido a lo largo del embarazo.

Lo más importante es saber con que tipo de mujer estamos tratando y programar para ella unos objetivos y un plan de entrenamiento totalmente personalizado. No podremos realizar el mismo tipo de ejercicios ni la misma intensidad a una mujer que antes de su embarazo realizaba actividad física que a una sedentaria o a una atleta profesional.

La embarazada deberá ponerse en manos de profesionales expertos que aseguren el bienestar y salud tanto de la mamá como del futuro bebé. Para ello el trabajo multidisciplinar es esencial. El fisioterapeuta u osteópata estará en contacto con ginecólogos, matronas, psicológos y/o personas cualificadas del deporte para hacer un trabajo óptimo y fuera de riesgos.

No olvides consultar tus dudas ya que  es normal tenerlas. Para eso estamos los profesionales de la salud.

A continuación os dejo un video con el que podréis trabajar de forma sencilla la mejora de la postura y os servirá aliviar dolencias que pueden aparecer durante el embarazo.

Tengo un esguince de tobillo, ¿qué hago?

Un esguince de tobillo es una lesión generada por una distensión, rotura parcial o total de los ligamentos. Son más frecuentes en la parte lateral o externa.

La función del ligamento es estabilizar las articulaciones, en este caso, la articulación del tobillo.

El mecanismo de lesión más frecuente es la flexión plantar sumada a una inversión forzada del pie, que sumado al componente de carga de la persona produce esta distensión.

El ligamento lateral externo está formado por diferentes haces, el que se lesiona con más frecuencia es el ligamento peroneoastragalino anterior y el peroneocalcáneo. La lesión del ligamento peroneoastragalino posterior suele ir acompañada de otra lesión como una fractura ósea.

Además de prestar atención a los ligamentos afectados, también habrá que tener en cuenta la musculatura implicada.

¿Cómo se clasifican los esguinces?

– Esguinces de primer grado:

  • Se produce una distensión ligamentosa, puede haber rotura de alguna fibra.
  • No son muy dolorosos.
  • Presentan un hematoma leve o no hay presencia de este.
  • La articulación no presenta casi inestabilidad.

– Esguinces de segundo grado:

  • Se objetivan roturas parciales del ligamento.
  • Presentan dolor localizado en la zona de lesión.
  • Presencia de hematoma.
  • Inflamación visible y moderada.
  • Inestabilidad con carga, al ponerse de pie y/o caminar.

– Esguinces de tercer grado:

  • Rotura completa del ligamento.
  • Dolor intenso.
  • Inflamación notoria.
  • Inestabilidad importante en la articulación.

¿Cuál es el tratamiento?

Lo importante es empezar con una correcta valoración de la lesión, descartando una lesión ósea o luxación articular.

Cuando tratamos un esguince de tobillo tendremos en cuenta conseguir una recuperación total para evitar recaidas.

El tratamiento tendrá que tener en cuenta:

  • Disminuir el edema: Con masajes de drenaje, baños de contraste…
  • Controlar el dolor.
  • Vendaje funcional: Que permita estabilizar la articulación pero que no la inmovilice totalmente.
  • Recuperar la movilidad completa de las articulaciones.
  • Flexibilizar estructuras acortadas por la lesión, sobretodo musculatura posterior.
  • Potenciar los músculos que estabilizan el tobillo.
  • Trabajar el sistema propioceptivo (encargado de prevenir nuevas lesiones).

Todo el proceso se hará en primer lugar en descarga y a medida que la lesión evolucione favorablemente iremos usando cargas parciales, hasta finalmente podamos hacer una carga total e incluso sobre un pie (en la fase final).

El trabajo en piscina es interesante en este tipo de lesiones, al ser un medio con menor gravedad, la carga que impartimos sobre el tobillo será menor al realizar ejercicios como caminar, saltar…

Otros consejos:

  • Una alimentación adecuada hará que nuestro tejido sea de mejor calidad y por ello, menos propenso a lesionarse. Así aceptará una mejor recuperación en caso de lesión.
  • Vitamina C.
  • Magnesio.
  • Calzado adecuado.
  • Importante introducir en nuestra rutina de deporte ejercicios de equilibrio y coordinación.

Os dejo un vídeo con algunos ejercicios que pueden ayudaros si sufrís un esguince de tobillo, también están indicados como prevención.

Diafragma: el paracaídas del cuerpo

Una de las técnicas que más utilizo en mi consulta es el tratamiento del diafragma. Considero  que es básico para poder mejorar una gran cantidad de  lesiones o disfunciones que me encuentro cada día en mi trabajo.  Por ello, he decidido explicaros como es este músculo, para que sirve y que lesiones puede tener.

El diafragma es un músculo plano que se sitúa de forma transversal dividiendo la cavidad torácica de la abdominal. Tiene forma de paraguas o paracaídas. Está formado por dos cúpulas.

El diafragma cuenta con una parte formada por gran número de fibras musculares y otra más central con mayor número de fibras tendinosas llamado centro frénico. Por el centro frénico atraviesan la vena cava y el esófago cada uno por su hiato (orificio).

¿Dónde se inserta el diafragma?

El diafragma tiene diferentes puntos de inserción.  Es muy importante a la hora de tratarlo focalizar en ellos  para poder dar libertad de movimiento al músculo. Los puntos de inserción son:

  • Parte inferior del esternón.
  • Borde costal de la 7º y 12º costilla.
  • En las vértebras lumbares por medio de dos expansiones llamadas pilares del diafragma.

¿Qué función tiene el diafragma?

  • Es uno de los músculos principales en la respiración. Durante la inspiración, el diafragma desciende para permitir la entrada de aire en los pulmones y durante la espiración el diafragma asciende.
  • Controla las presiones intra-abdominales.
  • Ayuda en el retorno venoso y linfático.
  • Realiza un bombeo en las vísceras, lo que actúa como un masaje abdominal fisiológico, permitiendo el buen funcionamiento de las mismas.
  • Hace de sujeción para que las vísceras abdominales puedan anclarse y permitir así su movimiento.

¿Qué lesiones o disfunciones pueden estar relacionadas?

El diafragma es un músculo importante y complejo. De ahí que pueda presentar lesiones diversas.

Su bloqueo es la consecuencia más frecuente que nos alerta de que el diafragma no trabaja correctamente. Consiste en un descenso de su movilidad o que esta sea incorrecta.

Hay que valorar la consulta con un fisioterapeuta  u osteópata cuando tengamos:

  • Lumbalgias de repetición.
  • Problemas de varices, hemorroides…
  • Ansiedad.
  • Patología respiratoria.
  • Alteración de la postura.
  • Problemas digestivos.
  • Rigidez en la zona dorsal y lumbar de la columna.
  • Disfunciones de suelo pélvico.

¿Cómo puede ayudar la osteopatía?

El tratamiento en osteopatía va a tratar de dar la funcionalidad a todas las estructuras haciendo que estas se muevan correctamente. Cuando tratamos el diafragma, no iremos a trabajar solamente el músculo propiamente dicho, sino también las estructuras que se relacionan con este.

  • Liberaremos los puntos de inserción del diafragma.
  • Movilizaremos la columna dorsal y lumbar para darle flexibilidad.
  • Activaremos el diafragma mediante respiraciones guiadas y controladas.
  • Inhibiremos la musculatura costal y diafragmática.
  • Trabajaremos en las  cervicales para liberar  el nervio frénico.
  • Reeducaremos el patrón respiratorio.
  • Realizaremos tratamiento osteopático también a nivel visceral y del suelo pélvico para equilibrar  las presiones.

En casa siempre podéis ayudar a mejorar el estado de vuestro diafragma y ayudar a que las sesiones sean mucho más eficaces. Algunos ejercicios fáciles que podéis hacer serían:

  • Meditación.
  • Estiramientos de columna lumbar y dorsal.
  • Respiraciones diafragmáticas y costales.
  • Masaje diafragmático (adjunto vídeo para explicarlo).

¿Dolor de cabeza?, la osteopatía puede ayudarte

La cefalea es un dolor de cabeza intenso y persistente con sensación de pesadez.

Cada día es más frecuente escuchar que la gente sufre dolores de cabeza o que conoce a alguien que los padece. Es cierto que el ritmo de vida que llevamos, las preocupaciones, el estrés y la tensión no favorecen a evitar que mejore esta situación.

Las cefaleas más frecuentes podemos dividirlas en dos grupos:

  • Cefaleas primarias: Aquí encontraríamos migrañas y cefaleas tensionales entre otras.
  • Cefaleas secundarias: Son las atribuidas a un factor secundario como podría ser un traumatismo craneo-cervical, problema vascular craneal, infección…

¿Cuáles son las causas?

Las más frecuentes son:

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Alimentación: Una alimentación inadecuada con abusos de sustancias inflamatorias y una mala hidratación (déficit de ingesta de agua), pueden desencadenar un efecto migrañoso.
  • Alcohol.
  • Cambios hormonales: síndrome pre-menstrual, menopausia…
  • Cambios climáticos.
  • Fármacos.
  • Déficit de descanso, trastornos en el ritmo del sueño.

¿Puede ayudar la fisioterapia y/u osteopatia?

Muchas personas se preguntan si la terapia manual puede ayudar a mejorar el dolor de cabeza. La respuesta es sí, siempre que haga un buen diagnóstico mediante el conocimiento del estado del paciente y de su historial clínico. Esto permitirá realizar un buen tratamiento o derivarlo a otros especialistas en caso de que fuera necesario.

La mayoría de pacientes que vienen a consulta con dolor de cabeza padecen cefaleas tensionales que generalmente se dan en la zona posterior y puede extenderse hasta la zona frontal.

En estos casos, podremos realizar:

  • Trabajo de relajación en musculatura cervical, dorsal y hombros.
  • Trabajo mandibular.
  • Trabajo craneal para una mejor vascularización de la zona.
  • Flexibilización de columna.

Otros consejos  para mejorar las cefaleas serían:

  • Realizar  meditación.
  • Ejercicios de relajación.
  • Estiramientos de la musculatura cervical, dorsal y lumbar.
  • Respetar las horas de sueño.
  • Mantener una buena alimentación e hidratación.
  • Hacer ejercicio físico.

Lactancia materna y Osteopatía

La lactancia materna es una forma de alimentación que comienza en el nacimiento y se da gracias a la secreción de leche a través del seno materno.

Hoy en día, podemos encontrar numerosos estudios de investigación, que nos ayudan a conocer los múltiples beneficios de la lactancia materna tanto en el bebé como en la madre.

Sin embargo, la lactancia también puede ser complicada y en estos casos tendremos que pedir ayuda a los expertos.

¿Cuál es el mecanismo de la lactancia materna?

Es un complejo engranaje en el que tiene que haber un equilibrio idóneo entre el trabajo de succión que realizará el bebé, el acople del pecho materno a su boca y la fabricación de la leche materna. Si alguna de estas acciones no se realiza adecuadamente, puede provocar que la lactancia fracase.

¿Qué problemas pueden  desembocar en una lactancia difícil o en el abandono de esta?

  • Irritabilidad durante las tomas: cólicos del lactante, malestar del bebé…
  • Pérdida de peso del bebé: puede deberse a un mal agarre del bebé al pecho, por una leche con déficit nutricional (En el caso de que la madre tenga problemas de tiroides sin controlar, podría darse esta situación que no es incompatible con una continuación de lactancia materna) o bien por un mal vaciado de la mama durante la toma.
  • Grietas y dolores en el pezón y/o mama: la mayoría de la veces vienen provocadas por un mal agarre del bebé al pezón de la madre. Este mal agarre puede deberse a:
    • Tortícolis congénita: el bebé tendrá dificultad para girar la cabeza en un sentido, lo que provocará posturas incorrectas y en consecuencia un mal agarre durante la toma.
    • Tensión en la articulación temporo-mandibular, cara y cráneo: Pueden deberse a un parto instrumentalizado con sufrimiento fetal, partos muy prolongados u otitis de repetición.
    • Frenillo sublingual: en ocasiones deberá ser tratado con cirugía.
    • Tensiones en la mama y/o en el pezón: que no permitan al bebé un buen acople para la succión de la leche materna.

 La mayoría de estas causas pueden ser tratadas por osteópatas y/o fisioterapeutas especializados en la materia. Sin olvidar que en este proceso es muy importante el consejo y acompañamiento de matronas, ginecólogos, asesoras de lactancia y en ocasiones de logopedas y psicólogos.

No debemos olvidar que un buen trabajo tiene que tener una visión global, respetuosa y siempre velando por el beneficio de la madre y el bebé, por eso buscar profesionales cualificados es muy importante.

Los brazos de una madre están hechos de ternura y los niños duermen profundamente en ellos”  (Victor Hugo)

Vitamina C, ponla en tu dieta

La vitamina C o ácido ascórbico es un agente antioxidante necesario para la formación y mantenimiento de nuestras células, ayuda en el crecimiento y reparación de tejido en el cuerpo.

Esta vitamina es soluble en agua y el exceso se elimina fácilmente a través de la orina, esto hace que sea necesario un aporte diario de vitamina C.

Propiedades:

  • Antioxidante.
  • Repara y mantiene el cartílago, los huesos y los dientes.
  • Ayuda en la cicatrización de heridas.
  • Mejora la absorción de hierro en el cuerpo.
  • Aumenta la capacidad del sistema inmunitario.
  • Previene las enfermedades cardiacas.

¿Dónde podemos encontrar vitamina C?

La vitamina C no se produce en nuestro cuerpo, lo que hace necesario su aporte a través de la alimentación. Podemos encontrarla en alimentos como:

  • Cítricos: Naranjas, limones, limas, mandarinas y pomelos.
  • Fresas.
  • Kiwis.
  • Coles de Bruselas.
  • Brócolis.
  • Espinacas.
  • Pimientos.
  • Perejil.

Algo que personalmente me gusta mucho, es levantarme por las mañanas y prepararme un vaso de agua tibia con limón y jengibre.

Si la vida te da limones haz limonada…

Hernía de hiato y Osteopatía

La hernia de hiato, es un problema cada vez más frecuentes dentro de la población. ¿Quien no conoce a alguien que después de las comidas no se queje de acidez, ardores o reflujos?. El estrés, la mala alimentación, el tabaco, el alcohol son factores que predisponen a padecer este problema.

 ¿Qué es una hernia de hiato?

Para comprenderlo, primero tenemos que saber que es el hiato esofágico. Es un orificio por el que el esófago atraviesa el diafragma y pasa de la porción torácica a la abdominal uniéndose al estómago.

La hernia de hiato se produce cuando una parte del estómago se desplaza hacía arriba y se introduce dentro de la cavidad torácica, provocando generalmente sensación de reflujo.

 El que una parte del estómago se introduzca dentro de la cavidad torácica, ocasiona:

  • Estiramiento de ligamentos, entre otros del ligamento freno-esofágico
  • Aumento de la presión abdominal
  • Alteración en la inervación
  • Alteración de la vascularización

 Síntomas de hernia de hiato más comunes

  • Ardor o acidez de estómago
  • Reflujo gastro-esofágico
  • Regurgitación de líquidos o alimentos a la boca
  • Dolor torácico
  • Mal aliento
  • Sensación de disnea que aumenta con la flexión del tronco

 ¿Se puede tratar la hernia de hiato con osteopatía?

La osteopatía, es un gran aliado en el tratamiento de aquellas hernias de hiato que no requieran intervención quirúrgica para mejorar la sintomatología.

El tratamiento en osteopatía, consiste en restablecer el equilibrio visceral, mejorando las presiones en la cavidad torácica y abdominal. Para ello el osteópata tendrá como principales objetivos: 

  • Elastificar los ligamentos
  • Relajar el diafragma
  • Mejorar la vascularización
  • Mejorar la inervación
  • Mejorar las presiones abdominales, mediante el trabajo del suelo pélvico

 Las técnicas manuales tienen como finalidad mejorar la movilidad y el buen funcionamiento del aparato digestivo.

Los pacientes con problemas de hernia de hiato, deben ponerse en manos de profesionales adecuados. Que les darán pautas necesarias a nivel médico, osteopático y/o nutricional, para ayudarles a disminuir los síntonmas y mejorar su calidad de vida.